Archivo de marzo, 2015

Manual para mejorar nuestra sexualidad

¡Así lo han llamado en mi ultima entrevista!

Es una recopilación de ideas que me han llevado a elaborar un artículo con propósitos para mejorar nuestro día a día sexual.

Todo esto esta sacado de problemas, quejas o comentarios que veo día a día en la consulta y que estoy viendo que son comunes en parejas ( y no parejas) de hoy en día.

1- Dedicación en el sexo

En consulta y en conversaciones con amigos ( o escuchando conversaciones ajenas en el bar…) escuchamos la pregunta del millón: “Oye y tu, cuantas veces lo haces a la semana?

No es una pregunta con una contestación correcta o incorrecta, lo que si es cierto es que todavía a día de hoy la gente sigue teniendo problemas en ese aspecto. A cualquier cosa (trabajo,deporte, limpieza de la casa, compras, series de televisión o realities) les solemos dedicar más tiempo que al sexo.Dedicarle tiempo significa practicarlo,aprender cosas, estar al día,probar cosas nuevas, etc.

No tendríamos que relegar el sexo para ultima hora del día (si sabemos que después no lo haremos) o a un determinado día de la semana.

El sexo es un placer, es un refuerzo y como tal deberíamos incluirlo en nuestro día a día, ¡igual que incluimos las demás prioridades. ¡Lo tenemos mal priorizado!

Simplemente párate a pensar: ¿le dedico el tiempo suficiente ? ¿el que toca? si la respuesta es si, genial pero si no lo es…¡ya sabes lo que toca!

Sonará frío pero en consulta muchas veces llegamos a un acuerdo de como programar las citas sexuales ¿parece frío? ¿no espontáneo?, no tiene porque.

El buen sexo es cuestión de actitud

Prepararse, depilarse, limpiarse, arreglarse…pensar que le vas a hacer o incluso insinuárselo puede ser súper excitante. a veces los preparativos ya son un calentamiento.

¡Menos quejarse y más hacer!

2-Aprenderé lo que me gusta

Es típico escuchar : “es que no se lo que me gusta” y quejas y quejas y más quejas sobre lo rutinario que se ha vuelto.

Se trata de conocerte más, conocer tu cuerpo, tus zonas más sensibles, las menos, lo que te gusta y te da placer y lo que no. Es tan importante saber como te gusta que te lo hagan y donde y como y cuando,

y esto nos lleva a otro tema:

3-¿Que le gusta a tu pareja?

Es igual de importante saber que le gusta a la persona que tienes delante en ese momento.Saber que le gusta, que no, como,donde…

¡así es como sabréis y haréis y acertareis!

Pero no se trata de adivinar,se trata de:

4-Pediré

Cuantas veces os ha pasado que ya lo/a veis venir y pensáis, “que poco original, siempre me busca de la misma forma” o cuanto tiempo lleva chupándote la oreja cuando en realidad lo que tu quieres es que te muerda el cuello.

no me cansaré de decirlo:

COMUNICACIÓN, es tan importante.

Es tan común pensar que como te conoce y te quiere, sabe lo que te gusta.Pero eso no es así, porque puede que esa persona no lo sepa o simplemente que la gente cambia y cambian los gustos y necesidades con ellas.

Es tan gratificante dejar el miedo y la vergüenza para poder pedir abiertamente lo que te gusta, lo que deseas,  y mucho más que te lo digan a ti también.

El sexo placentero es un sexo con comunicación.

5-Estar actualizado

Para que el sexo funcione hay que estimularlo, y para estimularlo que mejor que todo lo anterior más estar a la orden del día en tendencias,modas, juguetes, posturas….en sexo.

Es bueno saber de sexo, estar informados porque cuanto más sepamos, más cosas en práctica pones ¿no?

Aunque eso nos llevaría al siguiente punto:

6-Busca tu propio modelo sexual

Cada uno es responsable de crear su propio estilo sexual. Lo digo porque muchas veces con todo lo que leemos, nos dicen, nos creemos lo que nos venden y no es así,

“la gente mayor ya no tiene sexualidad, si tienes parejas ya no tienes que masturbarte, orgasmos a la vez, tienes que gemir sino no sientes placer,sino estás lubricada no estas excitada….”

Cada uno tiene que saber como es, como lo practica, defendenderlo y compartirlo.

7-Conocer tu cuerpo

Muy relacionado con la autoestima y el placer, está tu cuerpo.

Cada día veo como hay gente que no se gusta, que es tímida, que siente vergüenza de su cuerpo y que no se adapta a sus cambios.

Es importante adaptarse, conocerse y mostrarse para poder disfrutar al completo del sexo.

Muchas veces deseamos de mantener relaciones sexuales por no sentirse cómodo/a con su cuerpo: peso, olor,menstruación, depilación, pechos caídos, barriga, tamaño del pene,etc.

Tenemos que aprender a aceptar nuestro cuerpo con nuestras virtudes y defectos y encontrar las posturas, situaciones…que nos hagan sentir bien y permitir estar en lo que estamos por sentir placer porque si tenemos la cabecita en otra parte,

8-Cerebro como órgano sexual

Él es el que da las instrucciones al cuerpo de que hacer y que sentir.

Si antes, durante o después del sexo pensamos, no nos centraremos nunca en lo que sentimos.

“No estaré a la altura, no llegaré al orgasmo, llegare muy rápido y me dejara,haré el ridículo, si le pido esto que pensara, no tengo ganas y se me notara”

¡Deja de pensar y siente!

9-El sexo sin penetración también es sexo

Siempre oímos que para tener buen sexo tenemos que llegar al final y ese final es penetración y orgasmo. ¡Que equivocados vamos!

sexo sin penetración también es sexo y del bueno y no hay que llegar al orgasmo siempre que tengamos placer, así que nada de excusas y a practicar más sexo, y en ese sexo incluiremos : besos, caricias, masajes, masturbación, sexo oral,juegos….y todo lo que se te ocurra mientras te de placer.

10- Activo o pasivo

Ser activo o pasivo no es malo y no hay una opción correcta o incorrecta aunque si siempre eres el activo y te gusta, no hay problema pero si alguna vez te gusta que te busquen y no lo hacen eso puede llegar a ser un problema igual que al contrario.

Lo suyo sería combinar , ¿no?

 

Espero haberos entretenido un ratito y haberos abierto nuevas posibilidades.

Ojalá la próxima conversación que escuche en un bar sea diferente porque habéis leído este articulo.

Mientras tanto os espero…bajo las sábanas.

Salud y sexo

24

03 2015

No puedo controlar mi deseo sexual,¿Que me pasa?

Hablamos hoy en día de Hipersexualidad,

¡Como nos gusta quitarle sabor a las cosas!, lo digo porque antes todos hablábamos de Ninfomanía (en las mujeres) pero ahora esta palabra tiene connotaciones negativas, Adictos al sexo pero adicto ¿es igual a vicio, enfermedad,trastorno? y no hablemos de llamarte Satiro (en los hombres), ¿que será eso?,¿me están insultando?

Bien, pues hoy en día pese a que los profesionales no nos ponemos de acuerdo y el umbral por lo que constituye la hipersexualidad o “gran deseo” (hiper= grande / Hipo= pequeño) está sujeto a debate, podemos decir que su definición sería un aumento repentino o la frecuencia extrema en la libido o la actividad sexual.

Para que lo entendamos mejor,ya sabemos que el deseo sexual varia considerablemente en las personas.Lo que uno considera deseo normal, el otro podría entenderlo como excesivo e incluso otro, bajo.

Entonces, ¿Cuando es Hipersexualidad? ¿Cuando traspasamos el umbral “de lo que llamamos normal”?

El único consenso al que se ha llegado es que cuando el comportamiento causa incomodidad o impide el funcionamiento social, entonces es un trastorno.

Viven su deseo sexual como un problema: tienen compulsividad sexual, falta de control sobre este comportamiento lo que indirectamente les lleva a una conducta autodestructiva de quien lo padece.

Se les define como personas que se preocupan en exceso por el sexo y constantemente se comprometen en actividades sexuales compulsivas a pesar de las consecuencias adversas que eso puede tener para ellos como deterioro de su vida de pareja (si la tienen), Trabajo,salud, libertad personal….Y se les acaba considerando personas “adictas al sexo”.

 

¿Que proporción de gente hay con este trastorno?

Los estudios dicen que su prevalencia estaría en torno al 2% de la población, aunque hay que tener en cuenta que la hipersexualidad es una de las dependencias menos conocidas puesto que las personas que lo padecen suelen mantenerlo oculto y disimularlo, sobretodo con las personas conocidas, mientras pueden.

 

¿Pasa en la misma proporción en hombres que en mujeres?

Hipersexualidad, antes conocida como Ninfomanía en las mujeres y Andromania o Satiriasis en hombres, puede suceder en la misma proporción en hombres que en mujeres,pero debido a la falta de estudios en esta cuestión no se sabe exactamente en la actualidad si hay más hombres o mujeres que lo padecen ,aunque lo que si se sabe es que  los síntomas son los mismos en unos que en otros.

 

¿Aparece de repente? ¿tiene causas? o….¿ya naces así?

Eso de naces o te haces es una pregunta muy típica en las consultas, hablemos del tema que hablemos.

En este caso, no es genético, aunque si irá con la forma de ser de la persona.Muchas veces se habla de perfiles concretos de personas adictivas (personalidades adictivas).

La Hipersexualidad puede aparecer de repente, aunque también decir que puedes pasar por una etapa de hipersexualidad que no se cronifica y se supera.

La búsqueda de afecto a través de las relaciones sexuales suele ser la principal causa. Se busca en el coito o en la masturbación lo que no se encuentra en el terreno afectivo, pero la insatisfacción es cada vez mayor por lo que este ansia de sexo se convierte en una adicción.

Otra de las causas ( y también consecuencia) es un posible trastorno o enfermedad psicológica, e incluso por abuso de sustancias como los opiáceos o anfetaminas que pueden provocar en la persona un trastorno de la personalidad.

 

y ¿Cuales son las consecuencias?

Los hipersexuales pueden acabar teniendo problemas laborales, familiares,afectivos, económicos y sociales.

Sus deseos sexuales les obliga a aumentar constantemente sus estímulos sexuales (más variedad de gente, prostíbulos,pornografía,buscar paginas sexuales ,llamadas lineas eróticas, buscar diferentes contactos sexuales, sexo ocasional con desconocidos,….e infinidad de ejemplos más) que hacen que su vida gire en torno al sexo.

Y esto a su vez tiene otras consecuencias como la insatisfacción, malestar, culpa, rupturas, problemas afectivos,disfunciones sexuales, riesgos de adquirir enfermedades de trasmisión sexual o embarazos no deseados.

La gente que ha padecido o padece Hipersexualidad dice: “por supuesto todos sentimos deseo sexual, pero ¿en que momento se convierte en un problema o en un trastorno?. Ellos dicen que hay tres signos:

  • haces algo que crees que esta mal, pero pese a ello , lo haces
  • gradualmente, la cosa empeora
  • no puedes parar, y dejas de controlar

 

Y…¿hay tratamiento?

¡Claro que lo hay!

Como en todos los trastornos o problemas primero tienes que ser consciente y admitir  lo que te pasa.Que problema tienes y que consecuencias te trae.

Lo segundo es querer que te ayuden y querer hacer un tratamiento, buscando soluciones.

En este caso el tratamiento ira dirigido a frenar los comportamientos compulsivos y mejorar las relaciones interpersonales.

 

Lo último que quería aportar es:

Si después de leer este articulo alguien piensa que tiene un alto deseo sexual ….¡que no se preocupe!

Tener un alto deseo sexual es buenísimo y sanísimo. No hay que confundir  alto deseo sexual con deseo sexual incontrolado,

así que !bien  al deseo sexual ALTO pero controlado y… BAJO las sábanas¡

 

Hasta pronto y ya sabéis : !Salud y sexo¡

 

 

 

 

12

03 2015

Sexólogo… ¿Qué es eso?

Tan cansada de escuchar esta frase: pero… realmente ¿Qué es un sexólogo?, ¿cuándo hay que ir?, ¿para qué sirve?, ¿se hacen ejercicios o simplemente se habla?, teoría pero… ¿la práctica?, ¿hay que ir sólo o en pareja?

A todas estas preguntas, les llegó el momento.

Aunque mucha gente tiene dificultades durante su relación sexual / íntima, son pocos los que lo admiten y menos aún los que piensan en la consulta de un sexólogo como el camino hacia la solución.

La vergüenza, pena,timidez, falta de información, desconocimiento, son muchos de los motivos por los que la gente no acude a la consulta.

Muchos creen que sólo los que “se pasan la vida pensando en sexo” o tienen problemas “sexuales”, tienen que acudir a un sexólogo.

Nuestras funciones son:

  • educar
  • asesorar
  • y tratar

tanto las dudas, desconocimientos, costumbres (buenas y malas) y problemas sexuales ( coitales o no) , de intimidad e individuales y de pareja.

Pensad que la sexualidad es una unión de las partes física, psicológica y social. Con esto quiero decir que muchas veces tu problema es clarísimo porque es una disfunción sexual como puede ser un bajo deseo o una falta de erección por ejemplo, pero en consulta lo primero que debemos averiguar es si tu problema es físico o psicológico. Trabajamos junto con médicos, urólogos y ginecólogos.

¿Sabes que tomar un medicamento concreto puede afectar a tu deseo? ¿Y que ser diabético puede provocar problemas en la erección?

Por eso a veces tu problema no es tan evidente:

Dudas a nivel sexual, problemas con la intimidad, dificultades en la convivencia, baja autoestima, problemas con tu cuerpo, problemas con tu situación actual (por muchos motivos…)

Es lo que decía unas líneas más arriba, las personas funcionamos como unidades compuestas por cuerpo, cabeza y sociedad (Bio-Psico-social) y algo que afecta a alguna de estas partes, afectará también a las otras.

Entonces un sexólogo es:

Un profesional que tratará tus necesidades, ayudará a prevenir problemas, te ayudará a resolver los que tienes y te ayudará también a marcar objetivos para poder ir a por ellos a través de diferentes herramientas que se irán dando sesión a sesión. (definición propia).

Las razones para contactar con un sexólogo pueden ser:

Dudas sexuales, disfunciones sexuales (eyaculación precoz, eyaculación retardada, disfunción eréctil, dificultad para mantener una erección, problemas para llegar al orgasmo, anorgasmia,  vaginismo, dispareunia, dolor en las relaciones sexuales, bajo deseo,  alto deseo,  diferencias de deseo en la pareja, etc.); educación y orientación sexual, adicción al sexo, autoestima, desconocimiento del cuerpo,  enriquecimiento erótico individual o de pareja, dificultad para aceptar un problema sexual, parafilias,  ansiedad, depresión, estrés, duelo, rupturas, problemas de fertilidad, infidelidad, separación, problemas de comunicación, miedo excesivo a la hora de relacionarse, dificultades para encontrar pareja, dudas en los cambios corporales, integración de la sexualidad en diferentes etapas (embarazo, parto, lactancia, madurar) y un largo etcétera.

Espero que este listado no os haya aburrido sino todo lo contrario, y que os haya abierto la perspectiva de porque ¡hay muchas razones para acudir a un sexólogo!

¿Qué se hace en la consulta?

No tenemos varitas (ojalá) así que lo que se hace en la consulta es un trabajo conjunto paciente-sexólogo. Simplemente resolvemos dudas, problemas y dificultades de forma abierta, cómoda, sin tabúes y de una manera relativamente fácil y muy eficaz.

Se trata de ser conscientes del problema, hablarlo y a partir de aquí se devuelven pautas, información y herramientas necesarias para hacer frente y resolver el problema.

¿Cuántas sesiones hay que hacer?

La pregunta del millón.

Depende, dependerá del problema, de la persona, de la capacidad y de la fuerza y motivación de ésta. Hay veces que se tiene que querer resolver el problema y además poder.

Muchas veces puede surgir que todo vaya rodado y otras veces por circunstancias de la vida, el día a día o simplemente agotamiento hay que ir más despacio, y otras es todo lo contrario y hay que acelerar porque hemos dejado mucho tiempo el problemas “dejándose llevar”.

Recuerda que también muchas veces sólo hace falta una sola sesión para resolver o aclarar pequeñas cosas y si éste no es el caso, un sexólogo hará las sesiones necesarias dependiendo de la gravedad, prisa en resolverlo, situación actual, semanal, quincenal o mensualmente.

Cada caso es diferente, cada persona es un mundo, por eso no se trata de la misma forma.

¿Solos o en pareja?

Pues también depende y ¿de qué?

Lo primero de todo de si la tienes.Ya habéis visto que muchas veces se puede acudir a un sexólogo por muchos motivos que no tienen que ver con la pareja o que simplemente los tienes pero no tienes pareja.

Se podrán resolver también.

Y también dependerá de si es un problema a tratar en pareja o no y si es de pareja, si esta persona quiere/puede venir.

Si el problema tiene solución , se encontrará aunque hay que hacer una indicación en el caso de que sea algo a solucionar en pareja: Si sólo viene uno de los dos, o el segundo viene forzado o no concienciado, no funcionará. Tener solo el 50% de información de una cosa no ayuda y, si se tiene el 100%, pero sólo uno lo trabaja, estamos en las mismas.

Incluso así es importante que al menos uno de los dos decida arreglar el problema y pida cita. Ese sería el primer paso.

¿Dudas resueltas?

Espero que sí, y sino espero por lo menos haber resuelto algunas….¡el resto ya depende de ti!

Ya sabéis lo que siempre digo:

Salud y sexo

 

 

 

03

03 2015